El Plato Ideal

La fórmula
«La fórmula es simple: llene la mitad de su plato con frutas o verduras coloridas (dos o tres tipos diferentes). Llene alrededor de un cuarto con granos integrales como pasta integral, arroz integral o quinoa, y el resto con proteínas saludables como frijoles, nueces, pescado, ternera o pollo. Las grasas saludables y una pequeña cantidad de productos lácteos (si se desea) completan una comida sabrosa que alimentará un estilo de vida activo y saludable.» Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard

«Los snacks o meriendas están destinados a llenar el vacío entre las comidas, no convertirse en una comida completa en sí misma.

Mantenga tentempiés pequeños. Una regla práctica fácil para un refrigerio satisfactorio es emparejar un alimento rico en proteínas con un alimento rico en carbohidratos.

Incluir una grasa saludable calmará la sensación de vacío en el estómago, aún más.»

Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard

“Derechos de autor © 2011 Universidad de Harvard. Para más información sobre El Plato para Comer Saludable, por favor visite la Fuente de Nutrición, Departamento de Nutrición, Escuela de Salud Pública de Harvard, http://www.thenutritionsource.org y Publicaciones de Salud de Harvard, health.harvard.edu.”

Salud, Universidad de Harvard

Universidad de Harvard

Elija un día en que esté menos ocupado para lavar y cortar frutas y verduras, y prepare lotes de proteínas saludables como ternera, pollo, huevos y frijoles.

¡Haga que los niños participen en la preparación de alimentos!

Los niños más pequeños pueden ayudar a lavar frutas y verduras. Los niños mayores pueden aprender a usar un cuchillo en alimentos más blandos.

Haga que los niños preparen sus cajas de almuerzo la noche anterior.

Comparta la información de las opciones de proteínas, vegetales, frutas, etc. y permítales crear sus propias comidas según el Plato de alimentación saludable para niños.

Para los niños más pequeños, podemos incluir alimentos que se puedan comer con los dedos, así no necesitarán utensilios y activarán otros recursos.

Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

Universidad de Harvard

Los refrigerios están destinados a llenar el vacío entre las comidas, no convertirse en una comida completa en sí misma. Mantenga tentempiés pequeños. Una regla práctica fácil para un refrigerio satisfactorio es emparejar un alimento rico en proteínas con un alimento rico en carbohidratos. Incluir una grasa saludable calmará los dolores de hambre aún más. Según la edad y el nivel de actividad del niño, es posible que necesiten uno o dos refrigerios al día.

RECETAS ENTRE HORAS Ejemplos:

¼ de taza de nueces, 1 taza de mini cuadrados triturados de trigo integral (sin azúcar agregado)
Rebanadas de manzana, ½ taza de garbanzos tostados en aceite de oliva y especias [ consiga la receta ] ¼ taza de semillas de girasol o nueces, ¼ taza de albaricoques secos, cerezas o pasas (sin azúcar agregada)
Queso de cadena, 1 taza de uvas
½ taza de arándanos o fresas, 5 onzas de yogurt griego normal
Mantequilla de maní, almendras o semillas de girasol untada en una pequeña pita 100% de trigo integral
Zanahorias o verduras en rodajas, hummus.

Fuente: Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

La Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard reúne a expertos dedicados de muchas disciplinas para educar a las nuevas generaciones de líderes mundiales en salud y producir ideas poderosas que mejoran la vida y la salud de las personas en todo el mundo.

Una comunidad de científicos, educadores y estudiantes líderes para llevar las ideas innovadoras del laboratorio a la vida de las personas, no solo para lograr avances científicos, sino también para cambiar los comportamientos individuales, las políticas públicas y las prácticas de atención médica.

Fuente: Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

Healthy Drinks

Una comunidad de científicos, educadores y estudiantes líderes para llevar las ideas innovadoras del laboratorio a la vida de las personas, no solo para lograr avances científicos, sino también para cambiar los comportamientos individuales, las políticas públicas y las prácticas de atención médica.

Fuente: Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.