1340
El famoso viajero árabe Ibn Batutta naufraga en las costas de Ceilán.

Él y su tripulación superviviente son luego asaltados por piratas y sobreviven en las costas de la Ceilán durante varios meses antes de ser rescatados.

Durante el tiempo que están allí han de esconderse de los habitantes de la isla, que les persiguen por su religión, se alimentan de carne de ganado que matan en las granjas que asaltan y consiguen preservar secándola al sol y mezclándola con sal, siguiendo una antigua receta de un marinero de Al-Andalus de la tripulación…


Ibn Battuta (ابن بطوطة), fue un viajero y explorador de la época de la dinastía Meriní, nacido en Tánger el 17 de rayab del año 703 de la Hégira, correspondiente al 25 de febrero de 1304, y muerto en 1368 o en 1369.

Es el más conocido de los grandes viajeros musulmanes; su rihla o periplo por el Oriente duró veinte años, que relató con detalle en una crónica dictada al estudioso granadino Ibn Yuzayy, a instancias del sultán marínida (o benimerín). Prácticamente todo lo que se sabe de su vida procede de este relato que, aun siendo fantasioso o exagerado en algunos puntos, es el retrato más fiel que existe de la parte del mundo que el viajero recorrió en esa época. En su viaje cubrió una distancia mayor que la de su contemporáneo Marco Polo, recorriendo en total el oeste, centro y norte de África, parte del sur y el este de Europa, Oriente medio, la India, Asia central, el sureste asiático y China.

En 1976 la Unión Astronómica Internacional llamó «Ibn Battuta» a un astroblema lunar en su honor.

El aeropuerto de Tánger, su ciudad natal, también lleva su nombre.

Fuente: Wikipedia Ibn Battuta.